Personalidad “Arquitecto”

(INTJ-A / INTJ-T)

Existe soledad en la cima y, siendo uno de los tipos de personalidad más raros y más estratégicamente capaces, los Arquitectos saben esto muy bien. Los Arquitectos abarcan apenas el dos por ciento de la población, y las mujeres con este tipo de personalidad son especialmente raras ya que solo constituyen el 0,8% de la población; es a menudo un desafío para ellos encontrar personas con ideas afines que sean capaces de seguir el ritmo de su intelectualidad implacable y sus maniobras de ajedrez. Las personas con personalidad de Arquitecto son imaginativas pero decididas, ambiciosas pero reservadas, increíblemente curiosas, pero no malgastan su energía.

Nada puede impedir que la actitud correcta logre su objetivo

Con una sed natural de conocimiento que se manifiesta a temprana edad, los Arquitectos a menudo reciben el título de “ratón de biblioteca” cuando son niños. Si bien esto puede ser visto como un insulto por parte de sus compañeros, es más que probable que se identifiquen con él y hasta estén orgullosos, disfrutando enormemente de su profundo y amplio conocimiento. A los Arquitectos también les gusta compartir lo que saben, confiados en su dominio de los temas elegidos, pero estas personalidades prefieren diseñar y ejecutar un plan brillante dentro de su campo en lugar de compartir opiniones sobre distracciones “poco interesantes” como los cotilleos.

“No tienes derecho a una opinión. Tienes derecho a una opinión informada. Nadie tiene derecho a ser ignorante.”

Harlan Ellison

Como una paradoja para la mayoría de observadores, los Arquitectos son capaces de vivir con evidentes contradicciones que sin embargo tienen sentido, al menos desde un punto de vista puramente racional. Por ejemplo, los Arquitectos son al mismo tiempo los idealistas más idealistas y los más ácidos de los cínicos, un conflicto que parecería imposible. Pero esto se debe a que los tipos con personalidad de Arquitecto tienden a creer que con esfuerzo, inteligencia y consideración, nada es imposible, mientras que al mismo tiempo creen que la gente es demasiado perezosa, miope o egoísta como para lograr realmente resultados fantásticos. Sin embargo, esa visión cínica de la realidad es poco probable que detenga a un Arquitecto que desee lograr un resultado que considera importante.

Personalidad “Arquitecto” (INTJ-A / INTJ-T)

En cuestión de principios, ponte firme como una roca

Los Arquitectos irradian confianza en sí mismos y un aura de misterio, y sus interesantes observaciones, ideas originales y lógica formidable pueden impulsar el cambio a través de la fuerza de voluntad y la fuerza de la personalidad. A veces podrá parecer que los Arquitectos tienen tendencia a desmontar y reconstruir todas las ideas y sistemas con los que entran en contacto, empleando un sentido de perfeccionismo e incluso de moralidad en este trabajo. Cualquier persona que no tenga el talento para seguir el paso de los procesos de los Arquitectos, o peor aún, que no vean su razón de ser, es probable que pierda inmediata y permanentemente su respeto.

Las reglas, los límites y las tradiciones son un anatema para los individuos con personalidad de Arquitecto: todo debería estar abierto a cuestionamiento y reevaluación; y, si ven el modo de hacerlo, los Arquitectos suelen actuar de manera unilateral para implementar sus métodos e ideas técnicamente superiores, a veces insensibles y casi siempre poco ortodoxos.

Esto no debe confundirse con impulsividad; los Arquitectos se esforzarán por seguir siendo racionales, no importa lo atractivo que pueda ser el objetivo final, y cada idea, ya sea generada internamente o absorbida desde el mundo exterior, debe pasar el despiadado y siempre presente filtro de “¿Esto va a funcionar?”. Este mecanismo se aplica en todo momento a todas las cosas y a todas las personas, y aquí es donde a menudo los individuos con personalidad de Arquitecto se meten en problemas.

Uno reflexiona más cuando viaja solo

Los Arquitectos son brillantes y confían en los conocimientos que les ha llevado tiempo entender, pero lamentablemente es poco probable que el acuerdo social sea una de esas materias. Las mentiras piadosas y las conversaciones superficiales son lo suficientemente duras como lo son para un tipo de personalidad que anhela la verdad y la profundidad, pero los Arquitectos pueden llegar hasta el punto de considerar muchas convenciones sociales como francamente estúpidas. Irónicamente, a menudo es mejor para ellos que permanezcan donde están cómodos, alejados del centro de atención, donde la confianza natural que predomina en los Arquitectos cuando trabajan con materias que les resultan familiares puede servir como su propio faro y atraer a gente, romántica o no, de temperamento e intereses similares.

Los Arquitectos se definen por su tendencia a pasar por la vida como si fueran un tablero de ajedrez gigante, con piezas que cambian constantemente en función de la consideración y la inteligencia, siempre evaluando nuevas tácticas, estrategias y planes de contingencia, constantemente dominando con astucia a sus colegas para mantener el control de una situación, mientras maximizan su libertad para moverse. Esto no quiere decir que los Arquitectos actúen sin conciencia, pero para otras personalidades la aversión que muestran los Arquitectos para actuar en función de las emociones, puede hacer que parezcan de esa manera, y eso explica por qué muchos villanos de ficción (y héroes incomprendidos) están modelados conforme a este tipo de personalidad.

Arquitectos famosos

¿Quieres aprender más?