Personalidad “Abogado”

(INFJ-A / INFJ-T)

La personalidad de Abogado es muy rara y representa menos del uno por ciento de la población; sin embargo, dejan su huella en el mundo. Tienen un sentido innato del idealismo y de la moral, pero lo que los diferencia de otras personalidades idealistas es su decisión y determinación; los Abogados no son soñadores ociosos sino personas capaces de tomar medidas concretas para hacer realidad sus objetivos e impactar de forma positiva y duradera.

Los Abogados creen que ayudar a los demás es su objetivo en la vida, pero mientras que las personas con este tipo de personalidad se pueden encontrar participando en esfuerzos de rescate y haciendo obras benéficas, su verdadera pasión es llegar al fondo de la cuestión para que las personas no tengan que ser rescatadas.
Personalidad Abogado (INFJ-A / INFJ-T)

Ayúdame a ayudarte

Los que tienen la personalidad de Abogado realmente comparten una combinación única de rasgos: aunque hablan con suavidad, tienen opiniones muy sólidas y lucharán sin descanso por una idea en la que creen. Son decididos y de carácter fuerte, pero rara vez usan esa energía para beneficio propio; el Abogado actuará con creatividad, imaginación, convicción y sensibilidad, no para sacar ventaja sino para crear equilibrio. El igualitarismo y el karma son ideas muy atractivas para los Abogados, y suelen pensar que nada ayudaría al mundo tanto como usar el amor y la compasión para ablandar los corazones de los tiranos.

“Cada hombre debe decidir si va a caminar por la luz del altruismo creativo o en la oscuridad del egoísmo destructivo.”

Martin Luther King

A los Abogados les resulta fácil establecer relaciones con los demás y tienen un talento especial para usar un lenguaje cálido, sensible, hablar en términos humanos en lugar de con la lógica pura y los hechos. Tiene sentido que sus amigos y colegas los vean como personalidades extrovertidas, pero harían bien en recordar que los Abogados necesitan tiempo para ellos mismo con el fin de relajarse y recargar energía, y no alarmarse demasiado cuando de repente desaparecen. Los Abogados cuidan con esmero los sentimientos de los demás y esperan que les devuelvan el favor; a veces eso significa darles el espacio que necesitan durante algunos días.

Vivir para luchar otro día

Sin embargo, es muy importante para los Abogados recordar que deben cuidarse a sí mismos. La pasión de sus convicciones les puede llevar más allá del agotamiento y si su entusiasmo se les va de las manos, pueden quedarse exhaustos, ponerse enfermos y estresarse. Esto se hace especialmente evidente cuando los Abogados se enfrentan a conflictos y críticas; su sensibilidad los obliga a hacer todo lo posible para evitar estos ataques aparentemente personales, pero cuando las circunstancias son inevitables pueden luchar de forma inútil y muy irracional.

Para los Abogados el mundo es un lugar lleno de desigualdad, lo cual no debería ser así. Ningún otro tipo de personalidad es más adecuado para crear un movimiento que corrija un error, no importa cuán grande o pequeño sea. Solo hay que recordar a los Abogados que mientras están ocupados cuidando del mundo, también necesitan cuidar de sí mismos.

Abogados famosos

¿Quieres aprender más?