Personalidad “Ejecutivo”

(ESTJ-A / ESTJ-T)

“Un buen orden es el fundamento de todas las cosas.”

Edmund Burke

Los Ejecutivos son representantes de la tradición y el orden, y utilizan su conocimiento de lo que es correcto, incorrecto y socialmente aceptable para unir a las familias y las comunidades. Adoptando los valores de la honestidad, la dedicación y la dignidad, las personas con personalidad de Ejecutivo son valoradas por la claridad de su asesoramiento y orientación, ya que se ofrecen voluntariamente como líderes en momentos difíciles. Haciendo gala de su capacidad de unir a las personas, muchas veces los Ejecutivos adoptan el papel de organizadores de la comunidad y trabajan duro para juntar a todos en la celebración de un evento local o en defensa de los valores tradicionales, que mantienen juntas a las familias y las comunidades.

Personalidad “Ejecutivo” (ESTJ-A / ESTJ-T)

Toda persona digna defiende lo que cree que es justo...

La demanda de este tipo de líderes es alta en las sociedades democráticas y teniendo en cuenta que representan menos del 11% de la población, no es de extrañar que muchos políticos y empresarios famosos de todo el mundo hayan sido Ejecutivos. Con una sólida creencia en el estado de derecho, algo que se debe ganar, las personas con personalidad de Ejecutivo predican con el ejemplo, demuestran dedicación y honestidad y un rechazo total a la pereza y el engaño, sobre todo en el trabajo. Si alguien declara que el trabajo manual y duro es una excelente manera de desarrollar el carácter, esa es la personalidad de Ejecutivo.

Los Ejecutivos son conscientes de su entorno y viven en un mundo de hechos claros y verificables; confían totalmente en sus conocimientos hasta el punto de que, incluso en contra de una fuerte resistencia, se aferran a sus principios y sostienen una clara visión de lo que es y no es aceptable. Sus opiniones tampoco son palabras vacías, ya que los Ejecutivos están más que dispuestos a sumergirse en los proyectos más desafiantes, mejorar los planes de acción y ordenar la información durante el progreso haciendo que incluso las tareas más complicadas parezcan fáciles y abordables.

Sin embargo, los Ejecutivos no trabajan solos y esperan que su fiabilidad y ética en el trabajo sean recíprocas; las personas con este tipo de personalidad cumplen sus promesas y si los compañeros o subordinados les ponen en peligro por su incompetencia o pereza, o peor aún, por falta de honradez, no tardarán en mostrar su enfado. Esto les puede hacer tener una reputación de personas inflexibles, pero no porque los Ejecutivos sean caprichosamente tercos sino porque realmente creen que estos valores son los que hacen que la sociedad funcione.

Pero mejor aún son aquellos que reconocen cuando se equivocan

Los Ejecutivos son el prototipo clásico del ciudadano modelo: ayudan a sus vecinos, defienden la legalidad y tratan de asegurarse de que todo el mundo participa en las comunidades y organizaciones que tanto quieren.

El principal desafío para un Ejecutivo es reconocer que no todo el mundo sigue el mismo camino o contribuye de la misma manera. Un verdadero líder reconoce la fuerza del individuo, así como la del grupo, y ayuda a las personas a aportar ideas. De esa manera, los Ejecutivos tienen toda la información y son capaces de liderar el grupo en direcciones que son útiles para todos.

Ejecutivos famosos

¿Quieres aprender más?