Personalidad “Animador”

(ESFP-A / ESFP-T)

“Soy egoísta, impaciente y un poco insegura. Cometo errores, estoy fuera de control y, a veces, soy difícil de controlar. Pero si no me puedes tratar en mi peores momentos, entonces seguro que no me mereces en mis mejores momentos.”

Marilyn Monroe

Si alguien espontáneamente comienza a cantar y bailar, ese es el tipo de personalidad del Animador. Los Animadores quedan prendados por la emoción del momento y quieren que todos los demás también se sientan de esa manera. Ningún otro tipo de personalidad es tan generoso con su tiempo y energía como el Animador cuando se trata de animar a los demás, y ningún otro tipo de personalidad lo hace con ese estilo tan irresistible.

Personalidad “Animador” (ESFP-A / ESFP-T)

Todos somos estrellas...

Artistas natos, a los Animadores les encanta estar en el punto de mira, pero todo el mundo es un escenario. Muchas personas famosas con la personalidad de Animador son actores, pero también les gusta hacer espectáculos con sus amigos, charlando con un ingenio único y mundano, absorbiendo la atención y haciendo que todo parezca una fiesta. Muy sociables, los Animadores disfrutan de las cosas más simples y no hay mayor alegría para ellos que simplemente divertirse con un buen grupo de amigos.

Pero no es solo hablar, los Animadores tienen el sentido estético más fuerte de cualquier tipo de personalidad. Desde el aseo y la ropa hasta una casa bien amueblada, los individuos con personalidad de Animador van siempre a la moda. Como saben lo que es atractivo en el mismo momento en que lo ven, los Animadores no tienen miedo de cambiar su entorno para reflejar su estilo personal. Los Animadores son curiosos por naturaleza y exploran los nuevos diseños y estilos con facilidad.

Aunque no siempre lo parezca, los Animadores saben que no son siempre los protagonistas; son observadores y muy sensibles a las emociones de los demás. Las personas con este tipo de personalidad son a menudo los primeros en ayudar a alguien a confesar un problema difícil y ofrecen con total voluntad su apoyo emocional y consejos prácticos. Sin embargo, si el problema es de ellos, es más probable que los Animadores eviten el conflicto y no lo afronten. A los Animadores generalmente les encanta un poco de drama y pasión, pero no tanto cuando son ellos los que están en el foco de las críticas que estos pueden causar.

...Y merecemos brillar

El mayor desafío al que se enfrentan los Animadores es que a menudo están tan concentrados en los placeres inmediatos que descuidan los deberes y responsabilidades que hacen posibles esos lujos. Los análisis complejos, las tareas repetitivas y el trabajo de hacer coincidir las estadísticas con las consecuencias reales no son actividades fáciles para el que tiene la personalidad de Animador. Prefieren confiar en la suerte o en la oportunidad, o simplemente piden ayuda a su amplio círculo de amigos. Es importante para los Animadores que se pongan el reto personal de no perder de vista las cosas a largo plazo, por ejemplo sus planes de jubilación o la ingesta de azúcar; no siempre habrá alguien por ahí que esté pendiente de estas cosas.

Las personas con la personalidad de Animador reconocen el valor y la calidad, lo que de por sí es un excelente rasgo de la personalidad. Sin embargo, todo eso combinado con su tendencia a la mala planificación, puede hacer que vivan por encima de sus posibilidades; y las tarjetas de crédito son especialmente peligrosas. Más concentrados en aprovechar las oportunidades según llegan que en planificar objetivos a largo plazo, los Animadores pueden descubrir que su falta de atención ha hecho que ciertas actividades les resulten inasequibles.

No hay nada que haga que un Animador se sienta tan infeliz como darse cuenta de que está encajonado por las circunstancias y que no puede unirse a sus amigos.

El Animador es muy bien acogido siempre que haya necesidad de alegría y de pasarlo bien, de voluntad para probar algo nuevo y divertido; y no hay mayor alegría para la personalidad del Animador que lograr que todos los demás se lo pasen bien. Los Animadores pueden charlar durante horas, a veces de cualquier cosa menos del tema del que querían hablar, y compartir las emociones de sus seres queridos en las buenas y en las malas. Si son capaces de mantener sus asuntos en orden, estarán siempre dispuestos a experimentar las nuevas y emocionantes cosas que el mundo puede ofrecer y arrastrar consigo a sus amigos.

Animadores famosos

¿Quieres aprender más?