Personalidad “Innovador”

(ENTP-A / ENTP-T)

“Sigue el camino del pensador independiente, inseguro. Expone tus ideas a los peligros de la controversia. Di lo que piensas y teme menos a que te tilden de excéntrico que al estigma de la conformidad. Y en las cuestiones que te parecen importantes, ponte de pie y hazte tener en cuenta a cualquier precio.”

Thomas J. Watson

El individuo con personalidad de Innovador es el defensor extremo del diablo, que destaca en el proceso de deshilachar los argumentos y creencias y dejar los jirones a la deriva en el viento para que todos vean. A diferencia de otras personalidades más decididas, los Innovadores no hacen esto porque estén tratando de lograr algún propósito más profundo o alguna meta estratégica sino por la sencilla razón de que es divertido. Nadie ama el proceso de combate mental más que los Innovadores, ya que les da la oportunidad de ejercer su rápido ingenio sin esfuerzo, su amplia base de conocimientos acumulados y su capacidad para conectar ideas dispares para demostrar sus puntos.

Surge una extraña yuxtaposición con los Innovadores, ya que son honestos sin compromiso, pero discutirán incansablemente sobre algo en lo que en realidad no creen, poniéndose en el lugar del otro para argumentar una verdad desde otra perspectiva.

Hacer de abogado del diablo ayuda a las personas con el tipo de personalidad de Innovador, no solo a desarrollar una mejor idea del razonamiento de los demás sino una mejor comprensión de las ideas opuestas, ya que los Innovadores son los que las discuten.

Esta táctica no debe confundirse con el tipo de comprensión mutua que busca el grupo de los Diplomáticos; los Innovadores buscan constante conocimiento y ¿qué mejor manera de ganar que atacar y defender una idea, desde todos los ángulos, desde todos los puntos de vista?

Personalidad “Innovador” (ENTP-A / ENTP-T)

¡Aquí no hay reglas, estamos tratando de conseguir algo!

Experimentando un cierto placer en hacerse las víctimas, los Innovadores disfrutan del ejercicio mental de cuestionar el modo predominante de pensamiento, lo que les hace insustituibles para revisar los sistemas existentes o para sacudir las cosas y empujarlas hacia nuevas e ingeniosas direcciones. Sin embargo, serán desastrosos a la hora de gestionar los aspectos prácticos del día a día para implementar realmente sus sugerencias. A los individuos con personalidad de Innovador les encanta la lluvia de ideas y pensar en grande, pero tratarán de evitar a toda costa verse inmersos en el trabajo duro y tedioso. Los Innovadores solo representan alrededor del tres por ciento de la población, lo que está bien ya que les permite crear ideas originales y luego dar un paso atrás para dejar a las personalidades orientadas hacia el trabajo tedioso y minucioso, más numerosas, manejar la logística de implementación y mantenimiento.

La capacidad de debatir de los Innovadores puede resultar irritante y, aunque muchas veces apreciada cuando se la necesita, puede quedar penosamente en nada cuando interfieren u ofenden a otros de palabra, por ejemplo al cuestionar abiertamente a su jefe en una reunión o al echar por tierra todo lo importante que la otra persona dice. Esto se complica aún más por la honestidad inquebrantable del Innovador, ya que esta persona no se anda con rodeos y no se preocupa por tratar de ser sensible o compasivo. Los individuos con personalidades similares se llevan bastante bien con los Innovadores, pero las personalidades más sensibles y la sociedad en general suelen ser reacios a los conflictos y prefieren los sentimientos, la comodidad e incluso las mentiras piadosas a las verdades hirientes y la dura racionalidad.

Esto frustra a los Innovadores, porque ven cómo su diversión pendenciera les cierra muchas puertas, muchas veces sin darse cuenta, al traspasar los umbrales de los demás cuestionando sus creencias y dejando de lado sus sentimientos. Tratando a los demás como deberían hacerlo, a los Innovadores no les gusta que les mimen ni que las personas anden con rodeos, sobre todo cuando se les pide un favor. Los individuos con personalidad de Innovador se sienten respetados por su visión, su confianza, su conocimiento y su agudo sentido del humor, pero a menudo tienen dificultades para utilizar estas cualidades como base para lograr amistades más profundas y relaciones románticas.

Se pierde una oportunidad porque parece una tarea complicada

A los Innovadores les lleva más tiempo que a la mayoría de la gente controlar sus capacidades naturales: su independencia intelectual y su visión libre son tremendamente valiosas cuando están a cargo o cuando influyen en alguien que lo está, pero para llegar a ese nivel de influencia deben tener una capacidad de seguimiento que les resulta difícil a las personas con personalidad de Innovador.

Una vez que han asegurado una posición en particular, los Innovadores necesitan recordar que para que sus ideas lleguen a buen término siempre van a depender de otros para ensamblar las piezas: si han necesitado más tiempo en “ganar” los argumentos que el que han empleado en lograr consenso, muchos Innovadores considerarán que simplemente no tienen el apoyo necesario para triunfar. Haciendo tan bien de abogado del diablo, las personas con este tipo de personalidad pueden darse cuenta de que el más complejo y gratificante desafío intelectual es entender una perspectiva más sentimental, y argumentar la consideración y el compromiso junto con la lógica y el progreso.

Innovadores famosos

¿Quieres aprender más?