Personalidad “Defensor”

(ISFJ-A / ISFJ-T)

“El amor solo crece al compartir. Solo puedes conseguir más para ti mismo ofreciéndolo a los demás.”

Brian Tracy

La personalidad de Defensor es bastante particular, ya que muchas de sus cualidades desafían la definición de sus características individuales. Aunque sensibles, los Defensores pueden ser fieros cuando es necesario proteger a su familia o amigos; aunque son callados y reservados, han desarrollado habilidades para tratar con la gente y tener relaciones sociales sólidas; y aunque buscan seguridad y estabilidad, los que tienen estan personalidad pueden ser muy receptivos a los cambios siempre y cuando sientan que se les comprende y respeta. Como ocurre con tantas cosas, las personas con personalidad de Defensor son más que la suma de sus partes, y la forma en que usan estos puntos fuertes es lo que define quiénes son.

Los Defensores son verdaderos altruistas, responden a la amabilidad con más amabilidad y se comprometen con el trabajo y con las personas en las que creen con entusiasmo y generosidad.

Prácticamente no hay otro tipo de personalidad que suponga una proporción tan alta de la población, casi el 13%. Combinando lo mejor de la tradición y el deseo de hacer el bien, los Defensores suelen dedicarse a actividades que conllevan un sentido de historia, por ejemplo, la medicina, la educación y los trabajos sociales de carácter benéfico.

Personalidad “Defensor” (ISFJ-A / ISFJ-T)

Los individuos con personalidad de Defensor, especialmente los que son alborotadores o rebeldes, suelen ser meticulosos hasta el punto del perfeccionismo y, a pesar de que posponen las cosas, siempre se puede confiar en que realizarán el trabajo a tiempo. Los Defensores son muy responsables y siempre van un paso más allá, haciendo todo lo posible para superar las expectativas y deleitar a los demás, en el trabajo y en casa.

Debemos hacernos visibles para que se nos crea

El desafío para los que tienen la personalidad de Defensor es asegurarse de que lo que hacen se nota. Tienden a subestimar sus logros y aunque normalmente se respeta su buen corazón, la gente más cínica y egoísta se aprovecha de la dedicación y la humildad de los Defensores haciéndoles trabajar para luego ser ellos quien reciben los honores. Los Defensores necesitan saber cuándo decir no y plantarse por sí mismos si quieren mantener su confianza y entusiasmo.

Naturalmente sociables, cualidad extraña para las personas introvertidas, los Defensores utilizan su excelente memoria no para retener los datos y las trivialidades sino para recordar a personas y detalles sobre sus vidas. Cuando se trata de ofrecer algún regalo, los Defensores son inigualables y utilizan su imaginación y sensibilidad natural para expresar su generosidad en formas que afectan a los corazones de sus destinatarios. Aunque realmente lo muestran con sus compañeros de trabajo, a quienes las personas con personalidad de Defensor a menudo consideran sus amigos personales, es en la familia donde sus expresiones de afecto realmente salen a la luz.

Si puedo protegerte lo haré

La gente con personalidad de Defensor son un grupo maravilloso: rara vez se sientan sin hacer nada mientras una causa digna no se haya resuelto. La capacidad de los Defensores para relacionarse con los demás de forma íntima no tiene rival entre los Introvertidos; y la alegría que experimentan cuando usan esas relaciones para mantener a la familia unida y feliz, es un regalo para todos los involucrados. No están especialmente cómodos cuando son el centro de atención y pueden sentirse culpables de ponerse las medallas de los esfuerzos del equipo, pero si se aseguran de que sus esfuerzos son reconocidos los Defensores son propensos a sentir un nivel de satisfacción en lo que hacen que muchos otros tipos de personalidad solo pueden soñar.

Defensores famosos

¿Quieres aprender más?