Nuestra Teoría

Con frecuencia la primer pregunta que la gente hace después de completar nuestro test de personalidad es “¿Qué significan estas cinco letras?”. Por supuesto nos referimos a esos acrónimos misteriosos como INTJ-A, ENFP-T, o ESTJ-A. Como tal vez ya hayas leído en la sección gratuita de Descripciones de Tipo o en artículos adicionales disponibles en nuestro sitio web, cada letra se refiere a un rasgo específico, con una variante adicional listada al final. Pero antes de discutir esos rasgos, primero tomemos un pequeño desvío histórico.

Desde el inicio de los tiempos, los seres humanos hemos tratado de describirnos y categorizarnos de muchas formas. Desde los cuatro temperamentos de las civilizaciones antiguas: sanguíneo, colérico, melancólico y tranquilo, hasta los últimos avances en psicología; las personas han sido imparables en su búsqueda para encontrar una forma confiable de hacer que algo tan complejo y fluido como la personalidad humana encaje en un modelo bien definido. Todavía falta algo de tiempo para que seamos capaces de hacerlo, sin embargo los modelos actuales toman en cuenta la mayoría de nuestros rasgos de personalidad y con frecuencia pueden predecir con un alto grado de confianza la forma en que es probable que nos comportemos en circunstancias específicas.

Habiendo dicho esto, es importante tener en mente que sin importar en qué modelo confiemos, nuestra personalidad es sólo un aspecto entre muchos, ya que nuestras acciones también son influenciadas por nuestro ambiente, experiencias, y metas individuales. En nuestras Descripciones de Tipo, describimos cómo es probable que se comporten las personas que pertenecen a un tipo de personalidad específico. Sin embargo, recuerda que estos sólo son indicadores y tendencias, y no lineamientos definitivos o respuestas. Existe una gran diferencia entre obtener un resultado de 10% en un rasgo, y uno de 80%. Esta información está diseñada para inspirar el crecimiento personal y mejorar el entendimiento que tenemos sobre los demás, no para ser tomado como una doctrina inmutable.

Nuestro enfoque tiene sus raíces en dos filosofías distintas. Una de ellas se remonta a los inicios del siglo 20 y fue creada por Carl Gustav Jung, el padre de la psicología analítica. La teoría de Jung de los tipos psicológicos es tal vez la creación más influyente en la tipología de las personalidades, y ha inspirado un número de teorías diferentes, incluyendo la nuestra. Una de las contribuciones claves de Jung fue el desarrollo del concepto de Introversión y Extraversión. Según su teoría cada uno de nosotros caemos en una de estas dos categorías, ya sea enfocándonos en el mundo interno (Introvertido) o en el mundo externo (Extravertido). Esos términos usualmente son definidos de forma diferente en la actualidad, considerando la Extraversión como un sinónimo de facilidad en el desenvolvimiento social. Sin embargo, la definición Jungiana original se enfocó en la fuente de la cual una persona tiende a obtener su energía. En ese sentido, la Introversión no implica timidez, y la Extraversión no necesariamente significa que alguien tenga buenas habilidades sociales.

Además de la Introversión y la Extraversión, Jung también acuñó varios conceptos adicionales. Los que resultan más relevantes para nosotros son las llamadas funciones Juzgadoras (ya sea Pensamiento o Sentimiento) y las funciones Perceptivas (ya sea Sensación o Intuición). De acuerdo a Jung, cada persona prefiere una de estas funciones cognitivas y le resulta más fácil confiar en ella en situaciones de la vida diaria. Sin embargo, las otras funciones también tienen su lugar y pueden aparecer dependiendo de las circunstancias. Estas funciones también están definidas por la Introversión o Extraversión. Por ejemplo, alguien cuya función dominante sea Introvertido Sentimiento tiene muchas probabilidades de pensar diferente que alguien que tenga Extravertido Sentimiento al mando.

En la década de 1920, la teoría de Jung fue estudiada por Katharine Cook Briggs, que posteriormente fue la co-autora de uno de los indicadores de personalidad más populares de la actualidad, el Indicador de Tipo de Myers-Briggs® (MBTI® por sus siglas en inglés). Briggs era una maestra con un ávido interés en los tipos de personalidad, habiendo desarrollado su propio tipo de personalidad antes de enterarse de los escritos de Jung. Junto con su hija, Isabel Briggs Myers, desarrollaron una forma conveniente de describir el orden de las preferencias Jungianas de cada persona, es así como nacieron los acrónimo de cuatro letras.

En vista de que definimos los rasgos y los tipos de personalidades de forma diferente en nuestro modelo, en este artículo no vamos a profundizar en conceptos junguianos o teorías relacionadas. Los visitantes interesados en aprender más pueden leer “Diferentes Dones: Comprendiendo los Tipos de Personalidad” por Isabel Briggs Myers.

Debido a su simplicidad y facilidad de uso, el modelo de nombres de cuatro letras ahora es compartido por diversas teorías y enfoques, como Socionics, el Clasificador de Temperamentos de Keirsey, los Estilos de Interacción de Linda Berens, y muchos otros. Sin embargo, es importante recordar que aunque estos acrónimos pueden ser idénticos o muy similares, sus significados no siempre coinciden. Una de las razones detrás de una introducción tan larga es que queremos aclarar que no existe una definición única que haya sido asignada a estos conceptos de tipo. Cada teoría los define a su manera y es posible que si conoces a cinco personas que digan "soy un INFJ”, sus definiciones de lo que significa INFJ sean distintas. Ciertamente existen muchas coincidencias entre las teorías que comparten estos nombres de tipo. Sin embargo, sus descripciones de tipo no son de ninguna forma idénticas.

Pero dejemos las teorías tipológicas de lado por un momento. Una forma diferente de observar las personalidades de la gente es a través del lente de un modelo basado en rasgos, en lugar de uno basado en tipos. ¿Pero a qué nos referimos con eso? En lugar de tratar de crear 4 (u 8, 16, 32…) estructuras de tipos y tratar de hacer que las personas encajen en ellos, podríamos simplemente definir un número de rasgos y medir las preferencias de los individuos usando escalas bien definidas, observando sus puntuaciones pero sin categorizarlas. Es posible que hayas escuchado el término Ambivertido, el cual es un ejemplo perfecto en este caso. Ambiversión significa que alguien está más o menos directamente en el medio de la escala Introversión-Extraversión, siendo una persona que no es demasiado social o expresiva, ni tampoco demasiado retraída, lo cual va en contra de los modelos Jungianos descritos anteriormente. Todas las teorías basadas tipos tienen altas probabilidades de encontrarse con problemas al categorizar a las personas cuyos puntajes terminan estando en la línea divisoria, sin importar cuántas líneas divisorias se tengan.

Las teorías basadas en rasgos simplemente dirían que un Ambivertido es una persona moderadamente Extravertida y dejarían el tema por la paz, sin asignarle un tipo de personalidad. Este tipo de enfoque ciertamente hace más fácil el proceso de medir confiablemente las correlaciones entre rasgos de personalidad y otras características (ej. Actitudes políticas), esta es la razón por la que los enfoques basados en rasgos dominan la investigación psicométrica. A grandes rasgos eso es todo, más o menos. A diferencia de las teorías basadas en tipos, resulta imposible definir categorías y tipos que entonces podrían ser usados como conceptos de fácil acceso para discusiones y recomendaciones. Consecuentemente, mientras que las categorías como Extravertido o Introvertido resultan inevitablemente limitantes, también nos dan la posibilidad de describir una parte significativa de la personalidad humana y de crear teorías que intenten explicar por qué hacemos lo que hacemos. Algo que un argumento científicamente confiable, pero inclasificable como “eres 37% Extravertido” simplemente no puede hacer.

Con nuestro modelo, hemos combinado lo mejor de ambos mundos. Usamos el formato de acrónimos presentado por Myers-Briggs debido a su simplicidad y conveniencia. Sin embargo, hemos redefinido varios rasgos Jungianos y presentado uno adicional, simplificando nuestro modelo y acercándolo a los últimos adelantos. Nos referimos a las dimensiones de personalidad conocidas como el Modelo de los Cinco Grandes rasgos de personalidad. Además, a diferencia de Myers-Briggs u otras teorías basadas en el modelo Jungiano, no hemos incorporado funciones cognitivas como Pensamiento Extravertido o Introvertido Sensorial, o su priorización, en lugar de eso elegimos cinco escalas diferentes y construimos nuestros tipos alrededor de ellas. Esto nos ha permitido alcanzar una alta precisión en los puntajes manteniendo la capacidad de definir y describir tipos de personalidad distintos.

Ahora revisemos nuestros cinco aspectos de personalidad uno a uno, para después pasar a los grupos de tipo.

Los Cinco Aspectos de Personalidad

Esta sección describe cinco aspectos de personalidad que, cuando se combinan, definen el tipo de personalidad: Mente, Energía, Naturaleza, Tácticas e Identidad. Cada uno de estos aspectos debería ser visto como un continuo de dos lados, con la opción “neutral” ubicada en el medio. Los porcentajes que has podido observar después de completar el test están diseñados para mostrarte en qué categorías te ubicas, y qué tan fuertes son tus preferencias.

Ahora, revisemos los aspectos de personalidad uno por uno:

Mente

Este aspecto muestra cómo interactuamos con otras personas:

  • Los individuos Introvertidos (I) prefieren actividades solitarias, piensan antes de hablar, se sienten exhaustos con la interacción social.
  • Los individuos Extravertidos (E) prefieren actividades en grupo, piensan mientras hablan, se sienten energizados por la interacción social.

Energía

El segundo aspecto determina la forma en que vemos el mundo y procesamos información:

  • Los individuos Intuitivos (N) son imaginativos, confían en su intuición, se sienten cautivados por las ideas, se enfocan en lo que podría pasar.
  • Los individuos Observadores (S) son personas que tienen los pies en la tierra, confían en sus sentidos, se sienten cautivados por los asuntos prácticos, se enfocan en lo que ha pasado.

Naturaleza

Este aspecto determina la forma en que tomamos decisiones y lidiamos con las emociones:

  • Los individuos Pensadores (T) son fuertes, siguen lo que su mente les dice, se enfocan en la objetividad y en la racionalidad.
  • Los individuos Sentimentales (F) son sensibles, siguen a su corazón, se enfocan en la armonía y la cooperación.

Tácticas

Este aspecto refleja nuestro enfoque en relación al trabajo, la planeación y la toma de decisiones:

  • Los individuos Juzgadores (J) son decididos, prefieren reglas y lineamientos claros, ven una fecha límite como algo sagrado, buscan finalizar las cosas.
  • Los individuos Prospectivos (P) son muy buenos para improvisar, prefieren mantener sus opciones abiertas, se sienten relajados en relación a su trabajo, buscan libertad.

Identidad

Finalmente, el aspecto Personalidad apuntala a los demás, mostrando qué tan confiados nos sentimos sobre nuestras capacidades y decisiones:

  • Los individuos Asertivos (-A) son emocionalmente estables, calmados, relajados, se rehúsan a preocuparse demasiado.
  • Los individuos Cautelosos (-T) son conscientes de sí mismos, les importa su imagen, se sienten motivados por el éxito, son perfeccionistas.

Grupos de Tipos

Ahora sabes en qué consiste cada tipo de personalidad. Pero, ¿cómo encajan juntos?

Nuestro sistema tiene dos capas: la primera (interna) define nuestros Roles, la segunda (externa) define nuestras Estrategias.

Roles

La capa Roles determina nuestras metas, intereses y actividades preferidas. Hay cuatro roles:

Analistas (Tipos Intuitivo y Pensador [_NT_], incluye las variantes Asertiva y Cautelosa)

Estos tipos de personalidad valoran la racionalidad e imparcialidad, sobresaliendo en debates intelectuales así como en campos relacionados a la ciencia y tecnología. Son altamente independientes, de mente abierta, de voluntad fuerte e imaginativos, abordan muchos temas desde una perspectiva utilitaria y se interesan más por lo que funciona en lugar de lo que satisface a todo el mundo. Estos rasgos hacen que los Analistas sean excelentes pensadores estratégicos, pero también causan dificultades cuando se trata de asuntos sociales o románticos.

Diplomáticos (Tipos Intuitivo y Sentimental [ _NF_ ], incluye las variantes Asertiva y Cautelosa)

Los Diplomáticos se enfocan en la empatía y la cooperación, destacando en la diplomacia y consejería. Las personas que pertenecen a este grupo de tipo son cooperativas e imaginativas, desempeñando con frecuencia el rol de “guardianes de la armonía” en su trabajo y en sus círculos sociales. Estos rasgos hacen que los Diplomáticos sean individuos influyentes, cálidos y llenos de empatía, pero también causa problemas cuando existe la necesidad de confiar exclusivamente en una racionalidad fría o tomar decisiones difíciles.

Centinelas (Tipos Observadores y Juzgadores [ _S_J ], incluye las variantes Asertiva y Cautelosa)

Los Centinelas son cooperativos y altamente prácticos, valoran y buscan crear orden, seguridad y estabilidad adonde vayan. Las personas que pertenecen a uno de estos tipos generalmente son trabajadores, meticulosos, tradicionales y sobresalen en áreas logísticas o administrativas, especialmente las que se apoyan en jerarquías y reglas claras. Estos tipos de personalidad se apegan a los planes y no evaden las tareas difíciles. Sin embargo, también pueden ser muy inflexibles y renuentes a aceptar puntos de vista distintos.

Exploradores (Tipos Observador y Prospectivo [ _S_P ], incluye las variantes Asertiva y Cautelosa)

Estos tipos son los más espontáneos de todos y también comparten la capacidad de establecer una conexión con lo que los rodea en una forma que está fuera del alcance de los demás tipos. Los Exploradores se enfocan en la utilidad de las cosas y son prácticos, sobresaliendo en situaciones que requieren una reacción rápida y la capacidad de pensar sobre la marcha. Son maestros en el uso de herramientas y técnicas, empleándolas de muchas maneras distintas que van desde el dominio de herramientas físicas hasta convencer a los demás. No es ninguna sorpresa que estos tipos de personalidad sean irreemplazables en momentos de crisis, en las artes y en las ventas. Sin embargo, sus rasgos también pueden llevarlos a participar en actividades riesgosas o a enfocarse solamente en placeres sensuales.

Estrategias

La capa Estrategia muestra la forma en que preferimos hacer las cosas y lograr metas. Existen cuatro estrategias:

Individualismo Confiado (Tipos Introvertido y Asertivo [ I___-A ])

Los individualistas con Autoconfianza prefieren hacer las cosas solos, eligen confiar en sus propias habilidades e instintos en lugar de buscar el contacto con otras personas. Ellos saben en qué son buenos y tienen una alta confianza en sí mismos. Estos tipos de personalidad creen firmemente que la responsabilidad personal y la confianza en uno mismo son valores importantes. Los Individualistas con Autoconfianza no prestan mucha atención a las opiniones de otras personas y prefieren confiar en ellos mismos.

Maestría en las Personas (Tipos Extravertido y Asertivo [ E___-A ])

Los Individuos con Maestría en las Personas buscan el contacto social y generalmente tienen excelentes habilidades de comunicación, sintiéndose cómodos en eventos sociales o en situaciones en las que necesitan confiar en los demás o dirigir a otras personas. Estos tipos confían en sus capacidades y no dudan a la hora de expresar sus opiniones. Desempeñan un papel activo en la sociedad y entender qué es lo que motiva a los demás significa mucho para los individuos que tiene Maestría en las Personas. Sin embargo, no les preocupa mucho lo que los demás piensen de ellos.

Mejora Constante (Tipos Introvertido y Cauteloso [ I___-T ])

Los individuos que emplean la estrategia de Mejora Constante son personas calladas e individualistas. Tienden a ser perfeccionistas y enfocados al éxito, dedicando mucho tiempo y esfuerzo para asegurarse que los resultados de su trabajo sean lo mejor que pueden ser. Como su nombre lo indica, los individuos con el tipo de Mejora Constante son individuos exitosos dedicados a su oficio. Sin embargo, también tienen la tendencia a preocuparse sobre su desempeño.

Interacción Social (Tipos Extravertido y Cauteloso [ E___-T ])

La última estrategia es adoptada por tipos de personalidad sociables, enérgicos y orientados al éxito. Las personas que Interactúan Socialmente por lo general son individuos incansables y perfeccionistas con una tendencia a experimentar tanto emociones muy positivas como muy negativas. Su curiosidad y disposición a trabajar duro significa que usualmente son altamente exitosos, aun si son personas bastante sensibles. Los tipos de personalidad que favorecen esta estrategia también tienden a asignarle mucha importancia a las opiniones de los demás; valoran su estatus social y desean ser exitosos en todo lo que hacen.

Tabla de Tipos

Esta tabla muestra todos los tipos posibles junto con sus roles y estrategias:

Analistas Individualismo Confiado INTJ-A, INTP-A
Maestría en las Personas ENTJ-A, ENTP-A
Mejora Constante INTJ-T, INTP-T
Interacción Social ENTJ-T, ENTP-T
Diplomáticos Individualismo Confiado INFJ-A, INFP-A
Maestría en las Personas ENFJ-A, ENFP-A
Mejora Constante INFJ-T, INFP-T
Interacción Social ENFJ-T, ENFP-T
Centinelas Individualismo Confiado ISTJ-A, ISFJ-A
Maestría en las Personas ESTJ-A, ESFJ-A
Mejora Constante ISTJ-T, ISFJ-T
Interacción Social ESTJ-T, ESFJ-T
Exploradores Individualismo Confiado ISTP-A, ISFP-A
Maestría en las Personas ESTP-A, ESFP-A
Mejora Constante ISTP-T, ISFP-T
Interacción Social ESTP-T, ESFP-T